10 agosto 2006

EN UN MES MUY ESPECIAL (parte 1)



"EL NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO"

Cuanto se habla de los niños..., ellos sirven de tema para políticos, comerciantes, grandes empresas que buscan lucrar con ellos, a filósofos, en fin a un sin numero de personas que se llenan la boca hablando de los niños, pero nunca hacen más que palabras. Cuantos Angelitos mueren de hambre en todas partes del mundo, cuantos niños mueren por los golpes que le dan sus padres y padrastros, cuantos pequeños son explotados. Cuantos trabajan desde bebes en la calle, pidiendo una monedita o algo para comer, mientras una sociedad acelerada, metida en sus cosas pasa inmutable al lado de estos angelitos que en lo mas crudo del invierno buscan el abrigo de un cartón y la suavidad de las sabanas de diarios, mientras se acuestan a dormir en un colchón de cemento.
Para una parte de la sociedad, de la cual soy miembro, donde siempre tuvimos algo para comer, donde papa Noel siempre venia en navidad, donde siempre había cañitas voladoras o estrellitas para tirar después de 12, donde los reyes magos siempre llegan con regalos, y sus camellos se comían el pasto y bebían el agüita fresca que les preparábamos, para nosotros es muy difícil, a veces, darnos cuenta de que hay muchos pequeños que no tendrán cuetes para tirar en noche buena, que no tendrán una mesa llena de comida, que no se serán visitados por Santa, ni por los Reyes Magos; muchos pequeños, que en esa noche creerán que papa Noel se olvido de ellos!!. Que el Niñito Dios no viene para ellos. Pero saben una cosa esa es nuestra responsabilidad, no es ni de el Niñito Dios ni de papa Noel ni de los Reyes, esa responsabilidad de hacer que la magia de la sonrisa de un pequeño perdure es NUESTRA.
Es verdad, UNICEF dicto los 10 principales derechos de los niños, pero el derecho del que todos nos olvidamos, es el que los pequeños tienen derecho a ser FELICES COMO NIÑOS QUE SON, y que se cumpla ese derecho es nuestra Obligación. Pero no solo de nuestros hijos, hermanos, nietos, etc., si no de todos los angelitos que habitan el mundo.
Saquemos el infante que tenemos dentro, porque solo él nos podrá hacer ver y hacernos entender que el tema de los niños del mundo es un tema que no solo se debe tratar con la inteligencia sino principalmente con el corazón, ese que muchas veces nuestro ser adulto y los problemas y responsabilidades que eso conlleva lo dejan de lado y hacen que sus opiniones, se pierdan en un mundo de egoísmos y vanidades.
Seamos niños de nuevo porque como dijo nuestro Sr, Jesucristo
“solo el que tenga el corazón de un niño entrara al reino de los cielos”
Atte.
Mario