18 junio 2005

La ética dentro de los Clubes Rotarios




De alguna manera siempre me gusta hablar de ética , tal vez como un reflejo a mis aficiones de pensamiento, mas que como un eterno reproche de quien se siente que siempre hace las cosas bien, porque todos los seres humanos continuamente estamos fallando, cometemos errores y hasta dañamos a otras personas, sin embargo, siempre he sostenido que "la intención" es el elemento mas importante dentro de lo que los tratadistas denominan "la responsabilidad moral", aunque ellos le agregan otro elemento: "la libertad", ya que dicen que para que una persona pueda ser "responsable moralmente" se requiere de dos elementos:
La conciencia y la libertad, o sea, que la persona que comete una acción o una omisión se de cuenta de las consecuencias que tendrá su actuar y que además tenga la plena libertad de hacer lo que conscientemente quiso hacer.
Aunque la mayoría de autores sobre el tema utilizan indistintamente "ética y "moral", yo tengo claro que la ética maneja valores supremos que el hombre no puede cambiar y que la moral se refiere a reglas y valores que cambian al paso del tiempo y de civilización en civilización; ética viene del Griego "ethos" que quiere decir "modo de ser, carácter" y moral viene del Latín "mor-mores" que quiere decir "costumbre".
"Debemos ejemplificar el ideal de servicio mediante nuestro comportamiento en el trabajo y compartir el ideal de servicio con las personas ajenas a Rotary que ejercen las mismas actividades profesionales y empresariales. Si Rotary no es capaz de cumplir tal cometido, su principal propósito se vería totalmente frustrado". (Discurso de Bhichai Rattakul en la Asamblea Internacional -Febrero de 2004).
Ante los ojos del público, un puñado de malos socios desacredita a la organización por entero, y he podido comprobarlo en numerosas oportunidades en el curso de los años. Los grandes problemas que podríamos enfrentar en el futuro no se van a poder resolver en la sala de reuniones de la junta directiva de Rotary International, en el edificio de la calle Sherman, en Evanston, Illinois, en los Estados Unidos de Norteamérica, ni los podrán resolver altos funcionarios de nuestra organización.
Los problemas de Rotary mas apremiantes son el mejorar la calidad de los socios y eso se tendrá que llevar a efecto desde dentro de cada uno de los casi 32.000 clubes en el mundo. Por eso, si hacemos que cada Club Rotario sea un conjunto de líderes comunitarios que practiquen elevadas normas de ética no debemos preocuparnos ni por la calidad ni por la cantidad, ni por el aumento ni por la retención de socios.

Debemos evitar la tentación de introducir cambios que debiliten los cimientos de nuestra institución, pero ¿cuáles son los cimientos de Rotary?: la calidad de los socios, el principio de las clasificaciones, la asistencia, el respeto a las normas, la práctica de elevadas normas de ética en la actividad de negocios o profesional y la participación personal del rotario en actividades de servicio.La vida eficiente de un Club Rotario parece ser entonces el objetivo de toda la organización que nos ha convocado hoy, entonces es menester el estar alertas y combatir a quienes quieren adueñarse, en forma particular, de un patrimonio que nos pertenece a todos. Nuestros eternos enemigos, Los dueños de Rotary, los dueños de los Clubes y los dueños del Distrito, personas que no pudiendo trascender en sus comunidades fuera de Rotary, quieren "adueñarse del club", quieren sentirse poderosos, porque en ninguna otra actividad lo son. Y si algunos que se sienten poderosos también quieren ser los dueños de Rotary será que obtienen algún beneficio totalmente alejado de la ética y de los principios y valores que predican a través de una imagen "casi" perfectamente programada.

La ética del rotario se pone de manifiesto en numerosos momentos dentro del club:
- Cuando acepta ser socio, sabiendo que lo hace por compromisos sociales o personales y no por que le interese realmente ser rotario.
- Cuando protesta cumplir con los estatutos y reglamentos y nunca se interesa por saber que fue lo que prometió cumplir.
- Cuando acepta desempeñar un cargo dentro del club y no lo cumple.
- Cuando recomienda a una persona para ingresar al club sabiendo que no reúne los requisitos de calidad para su ingreso.
- Cuando sabe que el ser rotario le traerá ventajas económicas o relaciones importantes para su empresa, pero no le interesa el club.
- Cuando se compromete a ayudar en un proyecto y, sin motivo real, no participa.
- Cuando usa el botón rotario [PIN] sin sentir el orgullo de portarlo.
- Cuando no usa el botón rotario siendo socio de un club.
- Cuando exige trato preferente a otro rotario en su negocio.
- Cuando aceptó ser parte de la Junta Directiva y encuentra un pretexto para no asistir a las reuniones distritales de entrenamiento (Pets, Asamblea de Distrito, etc.)
- Cuando no tiene el valor civil para enfrentarse a los que se sienten "dueños del club".

En conclusión:
- La calidad no está reñida con la cantidad, se puede tener calidad y cantidad al mismo tiempo.
- La calidad no tiene relación directa con el dinero que pueda tener una persona.
- Los grupos de calidad serán los mejor preparados para enfrentar el futuro, en cualquier actividad humana.
- Existen un gran número de personas de calidad en nuestras comunidades.
- La consolidación del club no se logra cerrando la puerta a nuevos rotarios.
- Y la mejor conclusión de todas: toda persona de calidad practica principios éticos.

PDG José Alfredo Sepúlveda Fayad
D 4170-México


Al texto completo se lo puede encontrar en: www.aprendamosrotary.org.ar